Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

La oración del ciego y el Padrenuestro








Numerosos blogs y páginas de mitismo que se afanan por encontrar  entre antiguas tradiciones o ideas religiosas egipcias, similitudes con las creencias o enseñanzas cristianas, hacen alusión a una antigua oración o canción egipcia, que supuestamente está inlcuída en el papiro “ANI”, una de las versiones mejor conservadas del “Libro de los muertos”, libro de ritos funerarios egipcio, datado hacia el 1300AC. El pasaje o poema que circula por internet, en blogs, foros, incluos en libros de investigadores, ha sido traducido a muchos idiomas y es conocido como “La oración del ciego”, siendo muchos los que aseguran que es la fuente de donde Jesús extrajo su famosa oración modelo o Padrenuestro, veamos cuánto hay de realidad en esta afirmación, pero para ello vamos a mostrar una de las versiones que de este poema hay:

El dios de esta tierra es el gobernante del horizonte / Dios es para hacer tu nombre / lo dedica a la adoración de su nombre / Da su existencia de Dios / Él hará tu negocio / su semejanza está sobre la tierra / Dios es dado incienso y alimento ofrendas diarias / El dios juzgará el verdadero y honesto y perdonará a nuestros deudores/ Guarda contra la cosa que Dios abomina, me preserva del mal / Dios es el rey del horizonte / de el poder y de la gloria / Él aumenta, el quienquiera que lo aumenta / Permíteme que sea mañana como hoy.


En algunas páginas se permiten simplificarlo un poco para hacerlo más parecido a la famosa oración de Jesús. Visto así, es verdad que se perciben ciertas similitudes, aunque demasiado sutiles quizás. Algunos señalan al orden de las frases: Santificar el nombre, hágase tu voluntad; el pan de cada día; Perdón de deudas o pecados; preservar del mal. ¿Es el Padrenuestro un plagio a una antigua oración egipcia? 

Basta con realizar un poco de investigación y nos llevamos varias sorpresas.  La primera es que pese a que este texto circula por todas partes, en numerosos libros, blogs y foros, donde se realizan afirmaciones tan gratuitas como que el libro de los muertos, inspiró el padrenuestro o que este es un plagio de la Oración del ciego, pero el caso es que nunca mencionan en qué parte de los 190 conjuros o capítulos del Libro de los muertos se encuentra tal oración del ciego. Ni tan siquiera, si este era un documento separado, algo encontrado en una pared, en una tabilla, en uno de los rollos o si es parte de otro texto sagrado egipcio. Así es, nadie de los que cita tal poema, aportan documento o fragmento que nos ayude a contextualizar dicha oración.
    

El libro de los muertos era una obra de carácter ritualista, dividida en 190 conjuros u oraciones que se recitaban con el fin de hacer un traslado del alma del difunto a una vida mejor con la protección de los dioses. No fue escrito todo en un periodo específico de tiempo, sino en diferentes etapas, por ello aparecen oraciones a distintos dioses que fueron populares en varias dinastías egipcias. 


 El texto se puede encontrar prácticamente integro en varios facsímiles y reproducciones realizadas por egiptólogos expertos. El papiro Nebseni, el papiro de Hunefer, el papiro de Un, el papiro de Ani, son las princiaples fuentes para poder conocer su contenido. En cualquier caso, se trata de recopilaciones realizadas por diferentes egiptólogos a lo largo de la historia, el mismo nombre, la ordenación de los capítulos o conjuros es algo impuesto por el consenso de los egiptólogos a fin de facilitar su estudio, así como el mismo nombre, pues los egipcios no conocián ningún libro que se llamase así "Libro de los muertos", si no según parece, lo conocían como “Libro para salir al día”, o libro para seguir viviendo en el más allá.  


 La más completa de las versiones de este tratado, es el Papiro de Ani, expuesto en el museo Británico, un papiro que mide 23,60 metros de longitud. Pero en ninguna de sus versiones se puede encontrar capítulo específico que se llame “La oración del ciego”, tampoco en ese texto, al menos transcrito en ese orden y forma. No lo encontramos como tal, en ninguna parte del documento ANI, que se encuentra en el museo Británico, por tanto, creemos que no forma parte del libro de los muertos. Sin embargo, algunas de las frases mencionadas si se puede decir que están allí. ¿Qué significa esto entonces? ¿Existe realmente “La oración del ciego” o es un fraude? ¿Es una añadidura posterior, una extrapolación o falsificación, un recorte?


Bueno, se puede decir que el texto fue formado por partes de otros textos que podemos encontrar en varios documentos o inscripciones egipcias. Por ejemplo, en el gran himno a Atón, al menos el inicio guarda cierto parecido a la supuesta oración del ciego, esta oración, estaba dirigida a Atón, el dios solar por excelencia, que Akenatón quiso establecer como único, conocido como Gran himno a Atón, se inicia con las siguiente frase:

Apareces resplandeciente en el horizonte del cielo / Oh Atón vivo, creador de la vida. (Gran himno a Atón)  Pero hasta allí las coincidencias. Luego tenemos que irnos a otros textos, como “Las máximas de ANI, aparecido en un fragmento encontrado en 1975, entre los escombros de la tumba de Horemheb, pero en este caso no está escrito en jeroglíficos, si no en escritura hierática, que es una simplificación posterior del mismo. Aunque se cree que el escrito fue realizado originalmente alrededor de la dinastía XVIII, durante el cual reinó Akenaton, impulsor del monoteísmo en Egipto, que por cierto fue breve. 

Una parte este texto se puede traducir así:

Ahora el dios de esta tierra / Es el sol que es gobernante del horizonte y sus similitudes están en la tierra / es dado incienso con su comida a estos diariamente / si ella levanta sus manos hacia Dios, él escuchará sus plegarias / Dedícate a Dios / guardate a ti mismo diariamente para Dios / y permite que mañana sea como hoy (Máximas de ANI- sacredtext.com) Aquí observamos frases similares a las expuestas en la supuesta oración del ciego. Pero también se habla de una mujer que levanta las plegarias, lo cual da otro tono muy distinto al de una oración. 

Por tanto vemos que estas citas se alejan cada vez más del Padrenuestro. Otra cita similar, más completa la encontramos en otro documento, las “Máximas de Kensu-Hetep” compiladas alrededor del año 1000AC, aunque posiblemente de la misma época que la anterior, dice así:

El dios es para magnificar su nombre / La casa de Dios una abominación contra las habladurías / Ora con todo el amor de tu corazón todas tus palabras escondidas / Él hará tus negocios, él escuchará lo que dices y recibirá tus ofrendas /  Tu dios da existencia / Dios juzga la verdad / Cuando hagas ofrendas a Dios, guardate de las cosas abominables / Observa con tus ojos sus dispensaciones / Él da vida a millones de formas / Él magnifica a quien lo magnifica a él / El dios de esta tierra es Shu, el gobernante del horizonte / Sus similitudes están en la tierra y para estas el incienso y ofrendas son dadas diariamente / yo te di a tu madre quien te llevó a ti y sin ninguna ayuda mia / Cuando tu naciste ella estuvo bajo el yugo, por tres años sus pechos estuvieron en tu boca / Ahora que has crecido, te has hecho un hombre, no hagas necesario que ella sufra, ya que si levanta sus manos hacia Dios, Él la escuchará y te castigará. / Dedícate a ti mismo a Dios / guárdate bien para Dios diariamente y que mañana sea como hoy. (Máximas de Kensu-Hetep – Traducción E. Wallis Budge) 

En este texto, vemos frases comunes aparecidas en las Máximas de Ani, como en la oración a Atón, lo cual es indicación de que el dios mencionado es claramente el dios solar Atón. Pero ya no se trata de una oración o plegaria a Dios, si no de una serie de consejos, a simple vista se pueden denotar en este una serie de recordatorios o consejos. Y si nos fijamos bien, se encuentran aquí también las frases atribuidas a la oración del Ciego, cuyo texto, como hemos visto no está traducido de un documento en concreto. Está claro, pues, que alguien con intenciones claras, simplificó las Máximas de Kense-Hetep, las mezcló con la oración a Atón y las reprodujo haciendo un resumen, eliminando lo que no le interesaba y colocando otras frases de diferentes citas. No se encuentran frases como el perdón de los pecados o faltas, que bien pudo ser extraído de otros textos e incorporado a la supuesta Oración del ciego. 

       Por lo tanto, aquí no se trata de una extrapolación, ni invención de un texto, pero sí de manipulación en el sentido de que se ha formado una oración, estableciendo sus párrafos en un orden específico, con el fin de que se parezca lo más posible al Padrenuestro, pero extrayendo frases y palabras que aparecen en diferentes conjuros del libro de los muertos y de otros escritos ajenos a este, en definitiva, como mínimo un fraude. Eso si, de lo que podemos estar seguros es que esa manipulación no la realizaron los egipcios. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario