Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

¿Surgió Jesús de los mitos sobre el dios Atis?



Vamos a tratar ahora de otro dios griego al que en los últimos años se intenta conectar con la figura de Jesús. En un intento de ir más lejos de lo burlesco y absurdo. De nuevo, los argumentos utilizados son los mismos, que nace un 25 de diciembre, de una virgen, que muere colgado de un madero y es resucitado. ¿Cuánto hay de cierto en todo esto? Dejemos que la propia leyenda de Atis nos responda a esta pregunta:


Recordemos que en la mitología griega, o más frigia, pues de allí proviene, Atis era el conductor de la carroza de la diosa Cibeles, que para los frigios era Agdistis. Resulta que Agdistis era una especie de dios-diosa, es decir tenía atributos masculinos y femeninos, pero por alguna razón a Zeus eso no le gustó, mandó a otro dios (Dionisio) que le cortara el miembro masculino y este lo hizo. El pene y la sangre de Agdistis cayó a la tierra y de esto creció un almendro. Tiempo después, Nana, la hija de Sangario, dios de la lluvia fue a recoger frutos del campo y se topó con el susudicho almendro, tomó sus frutos, los puso en su seno y vientre y de esa manera quedó embarazada, fruto de ese milagroso embarazo, nación Atis.


 Resultó que Atis, estaba locamente enamorado de Cibeles y de alguna manera enloqueció por ella, mas la diosa le pidió absoluta castidad, es decir, él no podía tener relaciones con ella ni con nadie. Pero resultó que sus padres arreglaron que este se casara con la hija del Rey Midas de Frigia, entonces fue cuando en plena boda se presentó la celosa Cibeles y Atis se volvió loco, decidió castrarse y convertirse en eunuco. Cuando recobró la cordura y vio lo que había hecho con su miembro viril mutilado, decide suicidarse, ¿tal vez ahorcándose desde una rama alta de un árbol? (la fábula no lo dice), pero en cualquier caso, Cibeles se apiada de él, lo rescata y lo convierte en un árbol. Según parece, eso indica que Cibeles le otorgó la inmortalidad o más bien la oportunidad de renacer una y otra vez, al convertirlo en un siempreverde o árbol de hoja perenne. Cibeles consiguió mantenerle con vida, pero lamentó toda su vida haber perdido a su amante. Este renacimiento se celebraba todos los 25 de marzo en un festival que pasó a llamarse Hilaria.


Curiosamente la fiesta al posteriormente convertido en dios Atis, se celebraba desde el 21 al 25 de marzo, lo cual incluye su supuesto nacimiento el día 21 y su muerte y resurrección el 25.  



¿Encontramos alguna relación que nos haga pensar en el Jesús de los cristianos? Bueno, siendo un tanto retorcidos, podemos decir que tanto Atis como Jesús nacieron de una mujer virgen, pero está claro que el propósito de ambos nacimientos era absolutamente distinto, porque en realidad en el caso de Atis, no tenía ningún sentido, fue absolutamente accidental. No fue así en el caso de Jesús, que según indican las escrituras cristianas fue enviado con un propósito a la tierra. Por otro lado, lo de castrarse, no aparece en los evangelios. Si bien, no se menciona que Jesús se casara, por mucho que algunos insistan en presentar a María Magdalena como una amante, él no llegó a estar con mujer alguna, pero no estaba bien visto para los judíos ser castrados y menos entrar al templo así, estaba prohibido y él entró hasta en los últimos días de su vida, sin que nadie le señalara falta alguna que se lo impidiera. 


Bien, por otro lado ni su nacimiento, coincide, pues en el caso de Atis fue un 21 de marzo y en el de Jesús no se menciona, pero si se extrae de los evangelios que murió con 33 años y medio, y murió entre marzo y abril, eso nos lleva a calcular la fecha de su nacimiento alrededor de octubre. Las celebraciones primaverales han sido comunes en todo el mundo oriental, y entre los judíos también, tenían la Pascua, el 14 de nisan, ese día murió Jesús. Pero nada que ver con la muerte de Atis, pues no se dice como se mató o suicidó, en realidad lo del árbol fue su conversión en este, pero no que haya muerto colgado, y fue por propia voluntad. En el caso de Jesús, fue un madero de tormento, que fue decidido así por la ley romana, a petición de los líderes judíos y por orden de un gobernador. Absolutamente nada que ver.


Llegamos a la resurrección, los cristianos predicaron este milagro desde el principio, pero nada que ver con la supuesta resurrección de Atis, convertido en un árbol, sin más alma que un vegetal. Es por tanto, la comparación si cabe más alejada de cuantas se hace, lamentablemente los que lo hacen, ni siquiera se molestan en leer, ya no los evangelios, si no las leyendas de los dioses antiguos a los que ignorantemente señalan como fuentes de la mitología cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario